El zapatismo, una propuesta anti-capitalista Parte 2/2

Por Elías Iván García Ríos, SJ.

El EZLN es un movimiento que ha logrado visibilizarse y provocar una crisis al capitalismo actual. Dice el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) en una nota publicada en la jornada el 20 de diciembre de 2016 que “[…] la postura firme de los zapatistas de construir alternativas al sistema capitalista desde lo local, lo alternativo, lo comunitario, lo independiente, lo propio, buscando experiencias de autonomía cada vez más integrales”, sigue en marcha, en construcción y reconstrucción, innovándose cada día. Últimamente el EZLN se reunió con artistas, científicos y pueblos originarios para reflexionar la mejor forma de defender y salvar el mundo de las manos de los llamados “neoliberales capitalistas” que están destruyendo la “casa común” salvajemente, como quien llega de noche a robar y saquear todo cuanto se puede.

Si miramos un poco más, podremos ver que el cristianismo primitivo de la Iglesia Católica y las corrientes teológicas y pastorales que han buscado la liberación desde la fe en un Dios liberador, tienen su huella impresa en Chiapas. No olviden que el obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz, desde 1989 hizo frente a la violencia que se ejercía de parte del gobierno en el Estado de Chiapas. Fue este obispo junto con el EZLN, académicos, ONG´s y religiosos quienes hicieron posible los diálogos de San Andrés Larrainzar con los políticos del gobierno federal y estatal. Tampoco se olvide que estos acuerdos de San Andrés, a pesar de haber sido aceptados, aprobados y firmados por los gobiernos, nunca fueron cumplidos.

526024_313663502077452_115454221_nA los 23 años de lucha, el EZLN sigue vivo, tan vivo como sus comunicados pueden dejar ver, sobre todo en las ámpulas que sacan a los malos empresarios, políticos, académicos y gobernantes. Algo que no aguantó el gobierno fue que el levantamiento zapatista desde sus inicios fue armado, los indígenas tomaron San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el 01 de enero de 1994 y demandaron al gobierno 11 necesidades fundamentales, “Tierra, trabajo, alimentación, salud, educación, vivienda indígena, independencia, democracia, libertad, justicia y paz”. Mismas que siguen siendo negadas por los malos gobiernos, no sólo a los zapatistas, sino a todos los pobres de este país. De manera que en San Andrés se trató de recuperar necesidades básicas que los gobiernos, junto con políticos y empresarios habían quitado a los indígenas y campesinos.

Por otro lado, si pensamos en la caída de las grandes mentiras llamadas “meta-relatos”, entre las que se encuentran la política, la democracia, la justicia, la religión y la economía absorbidas por la mayor de todas, el capitalismo, se puede hacer un pequeño balance desde la mirada de aquellos que han estado atentos a los cambios construyendo cambios, los zapatistas. En el 2015 el subcomandante Moisés dijo que “durante estos 22 años de lucha de Resistencia y Rebeldía seguimos construyendo otra forma de vida, gobernándonos nosotros mismos como pueblos colectivos que somos, bajo los 7 principios del mandar obedeciendo, construyendo un nuevo sistema y otra forma de vida como pueblos originarios. Uno donde el pueblo manda y gobierno obedece”.[1]

El sub Moisés expresó que “tal vez no tengan casas de cemento, televisores digitales, ni camiones último modelo”, sin embargo, “no solo están mejor que hace 22 años, su nivel de vida es superior al de quienes se han vendido a los partidistas de todos los colores”. Yo agregaría que los zapatistas han logrado privilegiar aquellas profesiones de primera necesidad que en otros lados son poco valoradas y clasificadas como inferiores. Es decir, aquellas que procuran y garantizan lo principal, la vida, una vida digna de vivirse, que es digna no por lo que otros les digan o les den, sino porque ha sido construida y dignificada con el trabajo de todos los zapatistas, bajo estos 7 principios de “obedecer y no mandar, representar y no suplantar, servir y no servirse, convencer y no vencer, bajar y no subir, proponer y no imponer, construir y no destruir”.1477982_467097146734086_570406859_n

De manera que, en las comunidades zapatistas “lo que se pone en su mesa, la ropa que las viste, la medicina que las alivia, el saber que se aprende, la vida que transcurre es SUYA, producto de su trabajo y de su saber. No es regalo de nadie”.[2] Sin embargo, en la medida en que el capitalismo se va extendiendo, pervirtiendo las buenas “conciencias”, y destruyendo todo a su paso, los zapatistas se preguntan con justa razón ¿a dónde iremos a vivir los pobres de este mundo? Puesto que los “neoliberalistas capitalistas” han decidido destruir todo en su absurdo afán de construir castillos en el aire.

En el encuentro de “Los zapatistas y las ConCiencias por la Humanidad”, los pueblos originarios zapatistas y los científicos reflexionaron cómo construir en el mundo que el capitalismo está destruyendo, pues es más que obvio que la ciencia y la política son y han sido los principales instrumentos del capitalismo para su propio beneficio a costa del perjuicio y destrucción social. Los zapatistas creen, piensan e imaginan que pueden organizarse, trabajar y luchar, defender como cimientos que son, para que este mundo, la casa en donde todos vivimos, no la desaparezcan los capitalistas.[3] Dicen los zapatistas que contra el capitalismo “sólo se puede con la buena ciencia científica, y el arte de artista y los guardianes de la madre naturaleza con los abajos del mundo. Tenemos esa responsabilidad”.[4]

11218763_707190232724775_6458337849070790025_nTermino diciendo que al capitalismo bien que se le puede hacer frente, sospechando y cuestionando todos sus modos de proceder, pero al mismo tiempo construyendo, como si zapatistas fuéramos, otro mundo posible, “un mundo donde quepan todos los mundos”. Esa es una buena propuesta anti-capitalista.

Desde cualquier lugar de este mundo, uno entre muchos más.

[1] La Jornada. Política, viernes 21 de enero de 2016. En http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2016/01/01/celebran-22-anos-del-levantamiento-zapatista-4282.html (vi: 21 de diciembre de 2016).

[2] Loc.cit.

[3] Cfr. Encuentro de los zapatistas con los científicos en el CIDECI. Unitierra, San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

[4] Loc. cit.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s