MI EVANGELIO

+ Félix Palencia, SJ

Sin saber con precisión ni el cómo ni el
por qué, avanzaba yo integrado en una marcha
o peregrinación, a través de parajes desiertos,
entre arenas, rocas y cactáceas.  El río
humano se movía a paso acompasado y lento.
Era el río de los desharrapados, el río del
desperdicio humano: ladrones, drogadictos,
prostitutas, traficantes, cholos, borrachos,
indígenas, madres solteras, vaquetones de
barrio…  Un río despreciado y solidario,
pecador y creyente, que expresaba su
vaguísima esperanza en la monotonía
desentonada de su único canto a gritos
repetido:
Desde el Cielo una hermosa mañana
la Guadalupana, la Guadalupana,
la Guadalupana bajó al Tepeyac.
Este clamor esperanzado, mezclado con
aromas de sudor, de alcohol, de orines y de
marihuana, penetraba la bóveda azul y
luminosa, y entraba al corazón tierno de Papá,
quien sonreía, con la mirada humedecida.
El interminable río iba vertiendo su
contenido humano (o infrahumano) en algo así
como un tiradero de basura, en el que en
asquerosa y maloliente promiscuidad hervía un
mar de brazos, piernas, cabezas y cuerpos
desnudos. De vez en cuando, una
motoconformadora enorme removía aquel mar
de desperdicios, y lograba opacar la monótona
esperanza:
La Guadalupana, la Guadalupana,
la Guadalupana bajó al Tepeyac.

En una de esas removidas, sentí que un
cuerpo masculino se adhería al mío, y me
abrazaba fuertemente. Como quien siente que
se sofoca y que se ahoga, instintivamente traté
de soltarme, y aun de arrancar de él a otros, a
quienes él también se aferraba. Me apretó
más, aun lastimándome, y no me fue posible
soltarme; ni soltó él a los otros a quienes tenía
abrazados.
Calmada la agitación, nuestros rostros
quedaron frente a frente. Al tiempo que
reconocí su mirada y su sonrisa “hacía pocos
días había estado yo en su casa, en el Rancho
de la Flor”, estando aún estrechados nuestros
pechos, oí en mi corazón una voz que en el
suyo le decía:
Te quiero un chingo, m’Hijo;
y estoy orgulloso de ser yo tu Jefe.
Quise decirle algo; no sé ni qué.  Pero
me fue imposible: ya se me había perdido
entre los cerros de basura humana.
Entonces le grité, seguro de que me
escuchaba:
Así te quiero más, Jesús: Anónimo,
y puesto totalmente con nosotros.
Los ecos de mi grito se confundieron en
la monotonía de aquella fe pecadora, que,
constante, se seguía escuchando:
La Guadalupana, la Guadalupana,
la Guadalupana bajó al Tepeyac.

Dos o tres años después, un miércoles
por la noche, bajo luna casi llena, volví con
mis hermanos a aquel sitio, para enfrentarme
con Jesús: para pedirle cuentas, y exigirle una
respuesta:
Te oímos, Jesús, en la sinagoga de tu
pueblo, y, meses más tarde, en la Montaña.
¡Qué hermoso platicas de tu Papá y de sus
sentimientos, sus planes y regalos; pero cómo
son falsas tus palabras!.
Jesús, ante aquel basurero que seguía
cantando la Guadalupana, tuvo que quedarse
callado. Se le veía triste, nervioso,
preocupado. Como muchas otras noches, se
retiró un poco de nosotros.
Ya para dormirnos, hice mi oración
nocturna:
Ya no confío en tí, Papá; pero no importa:
¡tú sí confías en mí! Dame un beso.
Papá me dio su beso, y tranquilizó mi
corazón. Con ese beso suyo respondió a
todas mis preguntas.
Al otro día, jueves, Jesús nos invitó a
cenar. Desde allí, en la cena, y a lo largo del
día siguiente, viernes, fue él respondiendo,
una a una, a todas mis interrogantes.
Y a partir del tercer día, y hasta hoy, y
para siempre, está conmigo y con mis
hermanos, para que llevemos a todos la
verdad del beso de Papá..; beso que Papá nos
dio antes, en el tiradero de basura, perdidos
en el desperdicio humano, cuando él puso a su
Hijo con nosotros.

 

 

 

 

Foto: http://expansion.mx/nacional/2010/12/12/el-icono-religioso-de-la-virgen-de-guadalupe-congrega-a-millones-de-fieles

Anuncios

Un comentario en “MI EVANGELIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s